Artículos

13.ago.2013 / 10:51 am / Haga un comentario

Víctor Amaya | ÚN.- Hoy se espera la aprobación de la Ley Orgánica de Cultura en la Asamblea Nacional. Se trata de un texto que ha generado polémica por su objetivo de convertir el Estado en el rector fundamental de la actividad cultural del país.

Imagen de previsualización de YouTube
La diputada Gladys Requena (Psuv), presidenta de la Comisión Permanente de Cultura e impulsora del proyecto, asegura que “lo que está planteado es que el Estado venezolano sea el ente rector que formule políticas conjuntamente con el poder popular. Además, está un espacio que se llama consejos estadales de cultura, donde se encuentra el poder popular, el municipio, el estado nacional y regional en todo lo que es la planificación, formulación y control de políticas públicas en materia cultural”. Es su respuesta a las observaciones que, desde la Mesa de la Unidad y algunos grupos oficialistas críticos del documento, han calificado como una ley “centralista”.
Requena explica que esa ley, de carácter orgánico, “es una ley macro que desarrolla principios constitucionales del derecho a la cultura”. Según la diputada, el instrumento considera la cultura como un derecho humano por defender, alejado del concepto de industrias culturales, “que la entiende como una mercancía”. Para la parlamentaria, con la ley se protegen y fomentan las culturas populares, “así como la artesanía, que es una actividad que genera riqueza y da la posibilidad de un desarrollo económico”. De hecho, Requena asevera que “se potencia el trabajo de los cultores, pero no ganancias que no sean más que para su sustento”.
 
Gladys Requena defiende que el texto tiene como hilo conductor la identidad nacional, la venezolanidad, “para que no seamos territorio fácil de penetración internacional que venga a desmontar nuestros valores”. Unos conceptos definidos en el proyecto de ley que, según Requena, se basan “en nuestras propias creaciones y manifestaciones. La ley lo define como las múltiples formas de conocernos, reconocernos y valorarnos”.
Sin embargo, la ley deja por fuera expresiones contemporáneas, como el rock o el hip hop, que aun hechos en Venezuela son de origen anglosajón. “No podría fomentarlo el Estado porque no es una expresión de la identidad venezolana”, afirma.
Tampoco se incluye la creación digital porque “eso no surgió en las consultas”, dice Requena agregando que “esas inquietudes se pueden traducir más adelante a una ley especial”.
Para la presidenta de la Comisión de Cultura de la AN, el gran debate se dará cuando los detalles de la gestión cultural se planteen en el conjunto de leyes especiales que surjan para acompañar las metas de ese texto, ajustando el marco legal a los principios constitucionales.
 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.