Artículos

21.feb.2013 / 01:03 pm / Haga un comentario

La diputada Gladys Requena comenta que con la nueva estructura institucional del país se puede arribar a una Ley Orgánica de Cultura revolucionaria que sea expresión de los valores de nuestra identidad

Zenaida Da Costa/Foto: Wilmer Tovar/Prensa AN

La vicepresidenta de la Comisión Permanente de Cultura, Gladys Requena (PSUV/Vargas) afirma que la coyuntura actual se presenta favorable para debatir en el seno del pueblo el Proyecto de Ley Orgánica de Cultura.

En este sentido, comentó que coincide plenamente con las opiniones dadas por el ministro del Poder Popular para la Cultura, Pedro Calzadilla, acerca de que las condiciones institucionales y la organización popular muestran la cohesión necesaria, para darle continuidad a la discusión pública del mencionado texto.

Comentó que durante el año 2012 se trabajó en la revisión del Proyecto de Ley que reposaba en la instancia desde el 2005, el cual fue aprobado en primera discusión. Esta actividad contó con la participación de los diputados y diputadas de distintos partidos, quienes llevaron a cabo consultas institucionales hasta llegar a la preparación de la metodología tanto para la consulta como para la  elaboración del contenido.

Para nosotros, el año 2012 fue muy complicado desde el punto de vista electoral y tuvimos muchas dificultades para mantenerse activados en la actividad legislativa. Por esas razones preferimos darle entrada para este año”, dijo Requena.

Vista así, su entrada quedará en mano de la Comisión Consultiva una vez que se reúna, para definir lo que será la agenda legislativa de 2013.

¿Cuáles son esas condiciones que existen en favor de la Ley?

En primer lugar, estamos iniciando un nuevo período Constitucional de Gobierno. Tenemos el Programa de la Patria, presentado por el presidente Hugo Chávez y fortalecido en miles de asambleas populares donde se hicieron aportes y planteamientos importantes para el sector y tema de la cultura, en el marco de los objetivos históricos y estratégicos.

Estamos hablando de la integración. los objetivos nacionales, el impulso de Venezuela como potencia y lo relacionado con el poder popular, su consolidación y la lucha por la independencia definitiva. Temas estos que están transversalizados por la cultura, y propuestas de políticas públicas relacionadas con el patrimonio cultural y la diversidad cultural.

Recordemos que Venezuela tiene el reconocimiento en la UNESCO a través de los Diablos Danzantes de Corpus Christi, los cuales fueron declarados Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Tenemos además los convenios y tratados culturales suscritos por el país, en el marco de la nueva integración de Venezuela con otros países.

“Esta nueva institucionalidad nos demanda el avance en la elaboración de la ley que sirva de marco para un conjunto de leyes que de ella se puedan derivar”.

Entre ellas la Ley de Cine, la Ley de Derechos de Autor, la Ley del Patrimonio Cultural, las cuales son preconstitucionales, es decir que todas vienen del año 1999. Por lo cual la Ley Orgánica de Cultura daría pie para emprender una jornada de creación de leyes en temas diversos como la venezolanidad en el marco del proyecto político económico que se impulsa en Venezuela.

La Ley de Derecho de Autor tendría que ser elaborada desde la perspectiva bolivariana del proyecto socialista. Superando la visión capitalista del modelo existente. La ley de Cultura abrirá el panorama de la nueva institucionalidad cultural en el país.

¿Qué piensa sobre la propuesta de crear los Concejos Estadales de Cultura?

Se trata de una política pública relacionada con la cultura. No conozco la metodología propuesta para la conformación de los consejos estadales de Cultura. Aunque, se que existirá una parte institucional donde se expresará el poder nacional, municipal y local y la articulación será clave para hacer que el poder popular tenga su vocería.

Sin duda, este será un espacio para diagnosticar y construir propuestas. Ese tiene que ser un espacio donde el pueblo y el Gobierno obedeciendo puedan crear. Aquí se hace necesario que la institucionalidad se subordine al constituyente de acuerdo con lo que plantea el artículo 5 de la Constitución. Estoy segura de que el ministro de la Cultura está impulsando la conformación de estos consejos, partiendo del respeto de la soberanía popular. Esto también estará enmarcado en la nueva Ley Orgánica de Cultura, para darle soporte a esa institucionalidad necesaria para el país.

¿Cómo hacer para que los cultores y cultoras tengan acceso a las asignaciones contempladas en el presupuesto?

En Revolución no puede haber grupos privilegiados. El tema de la cultura popular tiene rango constitucional y todo lo que hacemos en sociedad es resultante del acto creativo. Tiene que haber una democratización en el tema de las asignaciones. Yo considero que el Ministro es una persona abierta para discutir ese tema.

Tenemos que reconocer el esfuerzo y la enorme inversión que hay desde el Gobierno Nacional y una mayor participación de los cultores y las cultoras a través de los consejos comunales y las alcaldías que tienen ya la vocación de preparar proyectos y ponerlos en práctica.

Creo que esa iniciativa de crear los consejos estadales de Cultura busca establecer un espacio donde unir todos estos esfuerzos. Hoy por hoy tenemos  la Misión Cultura y tenemos una cantidad de educadores y licenciados en cultura que nos indican que el Gobierno Revolucionario está potenciando y tiene claro que no hay revolución si no hay transformación cultural.

Tenemos que crear las condiciones para autoreconocernos en lo que hacemos y para que nos conozcan en el mundo tanto en nuestra idiosincracia como en la diversidad cultural que nos caracteriza, porque eso nos identifica como nación, como pueblo y nos confronta frente a las expresiones culturales de los demás países.

Debemos recordar que vivimos en un mundo globalizado y  esto nos impone una serie de reglas, sin permitir que la globalización sea un vehículo para la transculturización, para la pérdida de la identidad y para el olvido de nuestra cultura o que tenga un rango subalterno en el concierto mundial o nacional.

De ahí el gran desafío del Ministerio de la Cultura y de las leyes de cultura que podamos impulsar, en un contexto donde estamos refúndando la República. Donde tenemos principios constitucionales que nos indican los valores que deben alimentar ese proceso y donde existe la voluntad política. Es hacer la Revolución Cultural.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.